Hace unos días recibimos una noticia, no por esperada menos triste. Begoña Guerendiain, nuestra querida compañera y antigua directora del centro, había fallecido tras una larga y valiente lucha contra el cáncer.

Quienes tuvimos la suerte de compartir tiempo de trabajo y de aprendizaje, tanto personal como profesional, no la olvidaremos.

Begoña tenía una sonrisa luminosa, una personalidad carismática, era una líder, una guía para todos, el alma del cole. Con su entrega por los y las jóvenes, su capacidad de trabajo, de organización, de generar ideas, de transmitir entusiasmo por la educación y por todo lo que descubría sobre nuevas metodologías, neuroeducación o cualquier tema relacionado con la docencia, nos acompañó durante 25 años en el centro de FP Maria Inmaculada. 

Begoña continuamente nos recordaba que Santa Vicenta, la fundadora de las RMI (Religiosa de Maria Inmaculada), fue pionera en defender los derechos de la mujer, promoviendo su formación a todos los niveles. Y ella se convirtió en fiel seguidora del carisma de Santa Vicenta.

Begoña Guerendiain fue nombrada directora después de un periodo como profesora, convirtiéndose así en la primera directora pedagógica que no era RMI (Religiosa de Maria Inmaculada) del centro de FP Maria Inmaculada de Pamplona. 

Falleció el 7 de febrero pasado rodeada del cariño de su familia.  Su marcha nos ha dejado un gran vacío y una infinita tristeza pero también una huella imborrable en el alma y un gran legado que no olvidaremos. Ha sido nuestra guía, nuestra líder durante 15 intensos años. Con su entusiasmo, pasión por la educación y por el alumnado, ha liderado una transformación educativa en nuestro centro de formación profesional.

Con el concepto de la Innovación educativa como proceso de transformación constante ha contribuido activamente en la elaboración del PEI, Plan Educativo Institucional de las Religiosas de Maria Inmaculada.  Teniendo en cuenta las líneas estratégicas de este plan en el ámbito pedagógico, espiritual y de liderazgo, ha sido un ejemplo de vida, un modelo de líder capaz de favorecer la formación del profesorado, la transformación de las metodologías (aprendizaje colaborativo, aprendizaje basado en proyectos, rutinas y destrezas de pensamiento, inteligencias múltiples), sin olvidar que el centro del proceso de enseñanza-aprendizaje es el alumno/a, que al sentirse acogido y apreciado le capacita para el aprendizaje.  

Begoña siempre se preocupó por la educación emocional del alumnado, por su bienestar personal y su formación integral en nuestro centro educativo, insistiendo en la importancia de las actitudes del alumnado, las llamadas competencias transversales o personales y sociales hoy en día.  Como ella decía, en las empresas nos pedían una persona “maja”. “Sacar de ti tu mejor tú” se convirtió en nuestro lema para el alumnado, acompañándoles en el proceso de desarrollar estas competencias estratégicas, útiles para la vida personal y profesional. 

También se preocupaba por el bienestar de los docentes, con la puerta del despacho abierta para escuchar a quien lo necesitara, y con su actitud dialogante, positiva y conciliadora, siempre dispuesta a llegar a consensos cuando surgían los conflictos. 

Como profesora, sus alumnas y alumnos siempre la recordarán con su energía desde las 8 de la mañana, su pasión por el trabajo que realizaba, y sus anécdotas, historias de vida, su sentido del humor, su alegría…

Cuando una persona querida se va qué difícil es aceptar que no vas a volver a verla, a compartir una conversación con ella, a disfrutar, a vivir el día a día con ella, a compartir las alegrías y las tristezas, los buenos momentos y los difíciles también. Ahora nos queda transformar esa tristeza y dolor por su pérdida en admiración por su lección de vida, en alegría por lo compartido, por haber tenido la suerte de compartir, de vivir y disfrutar tantos momentos a lo largo de estos 25 años.

La tendremos siempre presente, con su sonrisa, su entusiasmo contagioso, su energía, su actitud positiva en la vida. 

Ahora Begoña ya no está entre nosotros pero su historia de vida permanecerá siempre en nuestros corazones. 

Descanse en Paz.

El próximo viernes, 13 de marzo a las 19h se celebrará una eucaristía en recuerdo a Begoña Guerendiain en la capilla del Centro María Inmaculada de Pamplona. Invitamos a todo aquel que pueda estar interesado.

0

You may also like

Reflexión sobre el estado de confinamiento del alumnado
Comunicado sobre la EBAU
Se suspende FECORA 2020

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *